Los si y los no de un Encuentro de Bienestar